jump to navigation

CAPACIDAD DE PERDÓN mayo 23, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

PERDON2222222

Perdonar es un acto de honestidad y valentía. Se ha demostrado que el perdón transforma la amargura en neutralidad e, incluso, se puede cambiar por un recuerdo positivo y esto nos produce mayor satisfacción en la vida.

Sin embargo, muchas personas se quedan atrapadas en el dolor, regodeándose en el sufrimiento de los pensamientos negativos, dándoles vueltas sin parar y, a veces, pensando en la mayor venganza posible hacia quienes les han ofendido, que ha de ser terrible, porque el ofensor se merece lo peor.

Por qué no se perdona
Cuando alguien se siente ofendido le es muy difícil pensar en el perdón, porque le parece algo injusto, algo que el ofensor no se merece. También cree que el perdón es como aceptar que el que ofende no es demasiado culpable.
Por otro lado, si le perdona ya no tiene sentido su venganza, cosa a lo que el ofendido se niega, porque cree que dicha venganza es el escarmiento necesario en estos casos y además cree que ejecutándola se va a sentir mejor, al devolver al ofensor el mismo sufrimiento que él ha padecido antes.

Perdón y salud
Si no se perdona al culpable, esta actitud repercute negativamente en el ofendido, porque entonces no se librará de la ofensa. Sin embargo, el perdón supone la liberación; es como dejar atrás algo negativo que no dejas que te siga perjudicando a lo largo de la vida.
Esto es muy importante para la salud física, sobre todo, la cardiovascular: ésta es mucho mejor en los que perdonan que en aquellos que no lo hacen. Hay una relación inversa entre el acto de no perdonar y la satisfacción en la vida.

Cómo perdonar
Martin Seligman ideó un método que denominó REACE.

R corresponde al recuerdo del daño que nos han hecho. Es importante intentar verlo de la forma más objetiva posible. No hay que ver a la persona que nos ha ofendido como alguien que es muy malo, ni tampoco es bueno regodearse en la autocompasión, porque eso alimentará más el rencor y las ganas de venganza y nos hace sentir peor.
E representa la empatía. Debemos ponernos en el lugar del ofensor. Intentar comprender por qué esa persona nos ha hecho daño y también intentar comprender si el ofensor sabía el alcance del daño que nos iba a producir; si era consciente de ello.

A corresponde al altruismo del perdón. Este es un paso difícil de poner en práctica. Debemos recordar que nosotros en alguna ocasión fuimos seguramente los ofensores, los culpables y nos sentimos perdonados. Nos tenemos que decir que somos capaces de superar el daño, que no es para tanto, y olvidarnos de la venganza que nunca es buena.

C representa el compromiso de perdonar. El rencor, el resentimiento, el afán de venganza, son todos sentimientos negativos, y sabemos que estos no nos ayudan en nuestra salud y en nuestro bienestar general. Es preciso ser generosos, pero no solo con el ofensor, sino principalmente con nosotros mismos, lo cual nos va a dar la oportunidad de seguir adelante con nuestra vida sin lastres que nos impidan vivirla con satisfacción y alegría.

E significa engancharse al perdón, porque de lo contrario seguiremos sufriendo el agravio. Hemos venido a la vida para ser felices y no debemos permitir que nadie nos la amargue y nos quite la alegría y las ganas de vivir. Porque la vida es lo más importante que tenemos y somos nosotros mismos quien debemos cuidarla con todo nuestro amor y no dejar que nadie nos haga daño, dándoles a los acontecimientos una importancia relativa, para que no nos afecten en nuestra vida.

Por tanto, perdonar no es olvidar, es, más bien, cambiar y relativizar los recuerdos para que no continúen afectándonos.

PENSAR DIFERENTE mayo 21, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
1 comment so far

PENSAR DIFERENTE FOTO

Las personas no somos iguales y, por tanto, es normal que pensemos de forma diferente. Pensar distinto es bueno para el progreso de la sociedad y del ser humano.

El respeto debe prevalecer
La frase atribuida a Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”, describe de manera inmejorable lo importante que es el respeto hacia las opiniones de los demás. Todos tenemos derecho a opinar, tenemos socialmente libertad de expresión. Por supuesto, no vamos a estar de acuerdo con todas las opiniones ajenas, pero son tan válidas como las nuestras.
“Respeto lo que opinas, pero no estoy de acuerdo”. Esta es la actitud ante alguien con quien se discrepa. Tú respetas lo que el otro opina y tú también tienes el derecho a expresar lo que tú opinas.

Pensar diferente construye
Pensar diferente enriquece a la sociedad y gracias a ello los países avanzan, se desarrollan, y crecen. Pensar distinto es el fundamento de la democracia. Si todos pensáramos igual, no habría avances y la sociedad se destruiría.
Todos tenemos derecho a opinar y a pensar diferente. En caso contrario, el mundo sería monótono e insípido. Por tanto, es importante escuchar todas las opiniones y respetarlas; de las diferencias surgen las ideas y el progreso.

Personas intolerantes
Hay personas que no aceptan que los demás opinen diferente de lo que ellas opinan. Creen estar en posesión de la verdad y pretenden convencer a todos, criticando y enfadándose con quienes no comparten sus opiniones. No se dan cuenta de que si opinan diferente a ellas no significa que estén en su contra; simplemente, opinan diferente, nada más.
Se tiende a rechazar a quien piensa de forma diferente de uno, pero nunca se debe rechazar a quien piensa diferente a ti, porque tú también piensas diferente que él. Y además pensar diferente implica siempre un acto valeroso.
Estas personas, no saben cuál es el significado de la democracia: tener libertad de pensamiento es fundamental.

Democracia
La democracia surgió, principalmente, para respetar las diferencias, para que no estuviera el poder solo en manos de unos privilegiados que eran los que decidían, sin tener en cuenta al resto de los ciudadanos. De esta forma, los diferentes partidos políticos, cada uno con su ideología, representan a los ciudadanos, que participan a través de sus votos. Y estos deben respetar lo que la mayoría decida.
Es el sistema de gobierno donde la soberanía del poder reside y está sustentada en el pueblo. Como existen diferentes formas de pensar, se constituyen diferentes partidos que representan a los ciudadanos y, a través de las elecciones directas e indirectas, se eligen a los políticos del país. Por tanto, la democracia es el gobierno del pueblo.
Es el pueblo el que, por medio de la votación popular, elige a los políticos que representarán a todos los ciudadanos en la toma de decisiones.
Este sistema de gobierno nació en Grecia, 1500 años antes de Cristo y, en la actualidad, es el sistema de gobierno más utilizado en el mundo para dirigir los designios de las naciones.
Abraham Lincoln, durante la Guerra Civil de los Estados Unidos, dijo: “Los gobiernos son del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Concluyendo: en los momentos difíciles hay que unirse sin importar las diferencias. El respeto hacia la libre expresión nunca debe ignorarse. Aprendamos a convivir seriamente sin críticas hacia los diferentes.

UN NUEVO BEBÉ mayo 12, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

NUEVO BEBÉ11111111

La llegada de un nuevo bebé en la familia supone un cambio importante para todos sus miembros.

Los padres se han volcado en el primero, poniendo todas las energías a su servicio; al principio se sentían desorientados, pero poco a poco iban aprendiendo lo que significa la labor de ser padres, y cuando parecía que todo lo tenían, más o menos, controlado, surge la llegada de un nuevo bebé.

Es cuando aparecen diferentes emociones. Por un lado, la alegria de volver a ser padres por segunda vez, pero, por otro, se sienten preocupados, pues un hijo más supondrá más trabajo y creen que con dos niños pequeños en casa pueden llegar a sentirse desbordados.

No agobiarse
Lo mejor es dejar de preocuparse y de agobiarse, porque eso nunca ha solucionado nada y, por el contrario, suele originar problemas. Deben pensar que si otros padres han sabido organizarse con un nuevo hijo, incluso con más, ellos lo sabrán hacer igualmente y saber que lo más bonito en una familia es dar vida a unos niños y, además, tener el privilegio de educarles. Esa etapa es la más importante en la vida de la mayoría de las personas.

El agobio y los miedos que puedan surgir por la llegada de un nuevo bebé, de alguna manera, además de perjudicar a la propia madre y a las personas que le rodean, puede llegar a perjudicar al bebé que está esperando, porque para que todo vaya desarrollándose de un modo normal la madre necesita estar relajada y tranquila.

Atención al niño que ya está
Por otra parte, también hay que pensar en el niño que ya está en casa. Durante todo el tiempo que ha permanecido como hijo único, se ha sentido el rey de la casa, porque los padres así se lo han hecho creer y la llegada del segundo bebé supone compatir todo y, sobre todo, el cariño de los padres que para él en esos momentos es lo más. Sentirse destronado, va a hacerle sentir celos, inevitablemente, de su hermano menor.

Pero, a pesar de todo, es el mejor regalo que podemos hacer a nuestro primer hijo. Es importante hacerle saber que va a tener un hermanito, que en estos momentos está en la tripita de mamá. También podemos leerle cuentos en los que haya hemanitos nuevos, poniéndole ejemplos prácticos incluso con animales. El niño, aunque sea pequeño, tiene que irse haciendo a la idea de tener un nuevo hermano y formar parte de la espera de toda la familia. Algo que va a ser algo bueno y positivo para él.

Es importantísimo que los padres sepan que se enfrentan a una situación delicada para el niño mayor, al que deben estar atentos, por las diferentes emociones que va a experimentar con la presencia del nuevo bebé en casa, trasmitiéndole en todo momento atención, cariño y seguridad, para contrarestar cualquier sentimiento negativo que pueda tener acerca de su nuevo hermanito.

Conocer al nuevo bebé
Un momento muy especial es cuando el niño mayor va a conocer a su nuevo hermano, a veces es en el hospital, y en otras ocasiones el encuentro se produce en la misma casa familiar. Sea como fuere, el hermano mayor va ver al nuevo hermano en brazos de su mamá y es importante que cuando se produzca el encuentro esté presente el padre también. En ese momento mágico, hay que hacerle sentir al niño que él es también parte muy importante de la familia, y que él también es protagonista junto con el bebé.

Para que el niño se vaya adaptando a la nueva situación hemos de utilizar todas las estrategias que estén a nuestro alcance, es importante que el niño, si ya habla, comunique lo que siente por el hermanito, compartir el mayor tiempo posible con él, jugando, y evitar que en algún momento se pueda sentir desplazado.
Las carencias en la infancia suelen originar muchos problemas que se llevan incluso a la edad adulta.

Por tanto, los celos pueden minimizarse si los padres y las personas que cuidan al niño actúan haciéndole creer al niño que, aunque haya llegado un nuevo bebé, él sigue siendo importante para todos y que lo siguen queriendo igualmente. En la medida que el niño piense que el nuevo niño no es un rival para él y que él sigue siendo querido, comenzará a sentirse seguro y los celos irán desapareciendo.

¿QUE ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? mayo 10, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

emocion 111111

Es el conjunto de habilidades entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo.
Los valores, las actitudes y los comportamientos se aprenden en el seno de la familia y las actitudes éticas fundamentales que se forman a lo largo de la vida provienen de las capacidades emocionales subyacentes.

Por tanto es importante enseñar a desarrollar todas estas capacidades a los niños, para brindarles la oportunidad de obtener el mejor rendimiento posible en el potencial intelectual que hayan heredado en sus genes.

Dejarse llevar por los impulsos
Muchas personas no tienen control sobre su persona y en un momento dado se pueden dejar llevar por sus impulsos con consecuencias desagradables. Por tanto, la capacidad de autocontrol de los impulsos es importante en la vida, pues constituye el fundamento de la voluntad y del carácter.

Es importante poder responder a las emociones e impulsos conscientemente, con una actitud “yo estoy en el control”. Si no de lo contrario, son las emociones y los impulsos quienes gobiernan nuestras vidas. Tener el control mejorará nuestra vida notablemente.
Por tanto la inteligencia emocional se considera la unión entre los sentimientos, el carácter y los impulsos morales.

Emociones tóxicas
Está demostrado que las emociones tóxicas como la ansiedad, la angustia, la insatisfacción crónica, la envidia, los celos, la impulsividad y alteración, los enfados persistentes, pueden ser peligrosas para la salud física, tanto como fumar o beber demasiado, sin embargo, si aprendemos el autocontrol de nuestras emociones contribuiremos a proteger nuestra salud y nuestro bienestar. No podemos permitir que dominen nuestras vidas por nuestro bien.

Es cierto que hemos heredado todos, un bagaje emocional que determina nuestro temperamento, pero sabemos que el cerebro posee plasticidad neuronal, es un órgano extremadamente dinámico en permanente relación con el ambiente, por un lado, y con los hechos psíquicos y las experiencias de la persona, por otro.
Por tanto los circuitos cerebrales implicados en la actividad emocional son tan maleables, que se demuestra que el carácter por si solo, no puede determinar nuestro destino porque nosotros lo podemos cambiar con un buen entrenamiento.

Lo aprendido en casa
La primera escuela de la vida es la familia donde nos criamos, es ahí donde se nos transmiten los valores, las actitudes y los comportamientos y estos son los que modelan los circuitos emocionales haciéndoles más aptos o menos aptos para afrontar los principios que rigen la inteligencia emocional.

Es en la infancia y en la adolescencia donde se nos brinda la oportunidad de asimilar los hábitos emocionales fundamentales que regirán el resto de nuestras vidas.

Por tanto, es importante preparar a los jóvenes para afrontar situaciones en la vida real. Nunca se ha dado importancia a la educación emocional, se dejaba al libre albedrio, sólo importa atiborrar a los niños de conocimientos y las consecuencias no están siendo buenas.

La inteligencia académica y la vida emocional
La inteligencia académica y la vida emocional son dos cosas diferentes. Siempre se ha pensado que los que tiene un CI bajo solo podrán tener, trabajos malos, y mal pagados, mientras que quien tenga un elevado CI tendrán trabajos mejores y muy bien remunerados.
Pero se ha demostrado que no siempre es así, porque el CI aporta tan sólo el 20% de los factores determinantes del éxito, por tanto el 80% restante depende de otra clase de factores.

Estos otros factores se denominan “inteligencia emocional”, como la capacidad para motivarnos a nosotros mismos, de continuar y ser perseverantes a pesar de los fracasos, de controlar los impulsos, de equilibrar nuestros estados de ánimo, de saber manejar la angustia y la ansiedad para que no nos limite nuestras facultades racionales, la capacidad de empatizar y confiar en los demás, la capacidad de ver diferentes alternativas para solucionar problemas y la capacidad de ser valiente para en un momento dado saber tomar decisiones correctas.

Habilidades adquiridas en la infancia
Son de vital importancia las habilidades adquiridas en la infancia, es en el seno de la familia donde mejor se aprenden como la capacidad para afrontar las frustraciones, la capacidad de aprender a controlar las emociones, el desarrollo de la compasión y aprender a saber llevarse bien con los demás.

Cuando una persona termina la carrera con buenas notas significa que es una persona que ha estudiado mucho para superar los exámenes requeridos. Pero esto no significa que en lo demás va a ser extraordinariamente bueno por tener buenas notas, no sabemos cómo se enfrentará a las dificultades de la vida, como se relacionará con los demás.
Porque la preparación académica no prepara para la cantidad de circunstancias y oportunidades a las que hay que enfrentarse a lo largo de la vida.

Dominio emocional
La vida emocional está formada por una serie de habilidades que es preciso aprender para dominarlas. Y este dominio sobre estas habilidades será determinante para que las personas que lo adquieran prosperen más en la vida que los otros que no lo tienen. Pueden tener un buen nivel intelectual pero sin el dominio de las habilidades emocionales no progresarán igual.

Las personas emocionalmente desarrolladas, las que controlan sus emociones, sus sentimientos, no se dejan llevar por sus impulsos, saben interpretar y relacionarse afectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan más de la vida, y tienen una situación excelente en todos los niveles de la vida.

Cuando se desarrollan adecuadamente las habilidades emocionales, las personas se sienten más satisfechas, son más eficaces en todos los ámbitos, y son más capaces de dominar los hábitos mentales que determinan la productividad. Por el contrario, cuando no pueden controlar su vida emocional, se encuentran en constantes conflictos internos que entorpecen su capacidad de trabajo y su vida personal, limitándoles e impidiéndoles pensar adecuadamente.

Sensibilidad social
La sensibilidad social es un talento más que la educación debería enseñar y no dejarlo a un lado como ha hecho hasta ahora. Por tanto en los colegios deberían proporcionar una educación en las habilidades de la vida, no solo existe un único tipo de inteligencia para el éxito en la vida, la realidad es que existe una serie de posibilidades y variedades de inteligencia que son mucho más decisivas para la vida que el CI.

Por tanto, todas las personas están capacitadas para aprender y desarrollar la inteligencia emocional, se requiere entrenamiento, constancia y perseverancia. Pero merecerá la pena.