jump to navigation

¿QUE ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? mayo 10, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
trackback

emocion 111111

Es el conjunto de habilidades entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo.
Los valores, las actitudes y los comportamientos se aprenden en el seno de la familia y las actitudes éticas fundamentales que se forman a lo largo de la vida provienen de las capacidades emocionales subyacentes.

Por tanto es importante enseñar a desarrollar todas estas capacidades a los niños, para brindarles la oportunidad de obtener el mejor rendimiento posible en el potencial intelectual que hayan heredado en sus genes.

Dejarse llevar por los impulsos
Muchas personas no tienen control sobre su persona y en un momento dado se pueden dejar llevar por sus impulsos con consecuencias desagradables. Por tanto, la capacidad de autocontrol de los impulsos es importante en la vida, pues constituye el fundamento de la voluntad y del carácter.

Es importante poder responder a las emociones e impulsos conscientemente, con una actitud “yo estoy en el control”. Si no de lo contrario, son las emociones y los impulsos quienes gobiernan nuestras vidas. Tener el control mejorará nuestra vida notablemente.
Por tanto la inteligencia emocional se considera la unión entre los sentimientos, el carácter y los impulsos morales.

Emociones tóxicas
Está demostrado que las emociones tóxicas como la ansiedad, la angustia, la insatisfacción crónica, la envidia, los celos, la impulsividad y alteración, los enfados persistentes, pueden ser peligrosas para la salud física, tanto como fumar o beber demasiado, sin embargo, si aprendemos el autocontrol de nuestras emociones contribuiremos a proteger nuestra salud y nuestro bienestar. No podemos permitir que dominen nuestras vidas por nuestro bien.

Es cierto que hemos heredado todos, un bagaje emocional que determina nuestro temperamento, pero sabemos que el cerebro posee plasticidad neuronal, es un órgano extremadamente dinámico en permanente relación con el ambiente, por un lado, y con los hechos psíquicos y las experiencias de la persona, por otro.
Por tanto los circuitos cerebrales implicados en la actividad emocional son tan maleables, que se demuestra que el carácter por si solo, no puede determinar nuestro destino porque nosotros lo podemos cambiar con un buen entrenamiento.

Lo aprendido en casa
La primera escuela de la vida es la familia donde nos criamos, es ahí donde se nos transmiten los valores, las actitudes y los comportamientos y estos son los que modelan los circuitos emocionales haciéndoles más aptos o menos aptos para afrontar los principios que rigen la inteligencia emocional.

Es en la infancia y en la adolescencia donde se nos brinda la oportunidad de asimilar los hábitos emocionales fundamentales que regirán el resto de nuestras vidas.

Por tanto, es importante preparar a los jóvenes para afrontar situaciones en la vida real. Nunca se ha dado importancia a la educación emocional, se dejaba al libre albedrio, sólo importa atiborrar a los niños de conocimientos y las consecuencias no están siendo buenas.

La inteligencia académica y la vida emocional
La inteligencia académica y la vida emocional son dos cosas diferentes. Siempre se ha pensado que los que tiene un CI bajo solo podrán tener, trabajos malos, y mal pagados, mientras que quien tenga un elevado CI tendrán trabajos mejores y muy bien remunerados.
Pero se ha demostrado que no siempre es así, porque el CI aporta tan sólo el 20% de los factores determinantes del éxito, por tanto el 80% restante depende de otra clase de factores.

Estos otros factores se denominan “inteligencia emocional”, como la capacidad para motivarnos a nosotros mismos, de continuar y ser perseverantes a pesar de los fracasos, de controlar los impulsos, de equilibrar nuestros estados de ánimo, de saber manejar la angustia y la ansiedad para que no nos limite nuestras facultades racionales, la capacidad de empatizar y confiar en los demás, la capacidad de ver diferentes alternativas para solucionar problemas y la capacidad de ser valiente para en un momento dado saber tomar decisiones correctas.

Habilidades adquiridas en la infancia
Son de vital importancia las habilidades adquiridas en la infancia, es en el seno de la familia donde mejor se aprenden como la capacidad para afrontar las frustraciones, la capacidad de aprender a controlar las emociones, el desarrollo de la compasión y aprender a saber llevarse bien con los demás.

Cuando una persona termina la carrera con buenas notas significa que es una persona que ha estudiado mucho para superar los exámenes requeridos. Pero esto no significa que en lo demás va a ser extraordinariamente bueno por tener buenas notas, no sabemos cómo se enfrentará a las dificultades de la vida, como se relacionará con los demás.
Porque la preparación académica no prepara para la cantidad de circunstancias y oportunidades a las que hay que enfrentarse a lo largo de la vida.

Dominio emocional
La vida emocional está formada por una serie de habilidades que es preciso aprender para dominarlas. Y este dominio sobre estas habilidades será determinante para que las personas que lo adquieran prosperen más en la vida que los otros que no lo tienen. Pueden tener un buen nivel intelectual pero sin el dominio de las habilidades emocionales no progresarán igual.

Las personas emocionalmente desarrolladas, las que controlan sus emociones, sus sentimientos, no se dejan llevar por sus impulsos, saben interpretar y relacionarse afectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan más de la vida, y tienen una situación excelente en todos los niveles de la vida.

Cuando se desarrollan adecuadamente las habilidades emocionales, las personas se sienten más satisfechas, son más eficaces en todos los ámbitos, y son más capaces de dominar los hábitos mentales que determinan la productividad. Por el contrario, cuando no pueden controlar su vida emocional, se encuentran en constantes conflictos internos que entorpecen su capacidad de trabajo y su vida personal, limitándoles e impidiéndoles pensar adecuadamente.

Sensibilidad social
La sensibilidad social es un talento más que la educación debería enseñar y no dejarlo a un lado como ha hecho hasta ahora. Por tanto en los colegios deberían proporcionar una educación en las habilidades de la vida, no solo existe un único tipo de inteligencia para el éxito en la vida, la realidad es que existe una serie de posibilidades y variedades de inteligencia que son mucho más decisivas para la vida que el CI.

Por tanto, todas las personas están capacitadas para aprender y desarrollar la inteligencia emocional, se requiere entrenamiento, constancia y perseverancia. Pero merecerá la pena.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: