jump to navigation

SIN TI NO SOY NADA junio 23, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

SIN TI NO SOY NADA BBBBBBBBBBBBBBB

Desde que nacemos necesitamos establecer lazos de afectividad con otros seres humanos para crecer y desarrollarnos con normalidad.
El recién nacido depende completamente del cuidado de sus padres y a lo largo del tiempo esta dependencia disminuye, pero hay otras serie de dependencias que no solo consisten en recibir, sino también en entregar y compartir.

Ser dependiente
Una persona se considera dependiente cuando necesita a los demás (o a ciertas cosas) de forma desproporcionada. No ha aprendido a valorarse y tiene que recurrir a aquello de lo que depende para satisfacerse, divertirse, o poder vivir.

Se considera incapaz de ser feliz por sí misma. No tiene recursos y piensa que su felicidad depende de lo que está fuera, no de ella misma. Ha puesto el centro de gravedad fuera de ella, en lugar de en su interior, sin saber, que aquí es donde encontraría realmente su satisfacción personal.

Las personas independientes también necesitan a los demás, pero no de una manera obsesiva y enfermiza. Quieren a quienes les rodean y son capaces de disfrutar, tanto de las relaciones con los demás, como de la soledad; son personas que se encuentran a gusto consigo mismas.

Características de las personas dependientes
Generalmente, las personas dependientes han recibido una educación proteccionista; se les ha inculcado la idea de que para hacer cualquier cosa necesitan a los demás, que no pueden hacer nada ellas solas.

Sienten poca confianza, en sí mismas y son incapaces de abordar cualquier dificultad. Por lo general, son personas a las cuales en su infancia se les ha criticado, más que elogiado; estas personas han sido víctimas de abusos emocionales por parte de los mayores, que con sus actitudes negativas hacia ellos, les hacen crearse y creerse una imagen negativa de ellos mismos, sintiéndose incapaces de hacer algo bien en la vida. Interiorizan las opiniones negativas que le van transmitiendo a lo largo de la vida.

Estas personas sufren a lo lago de su existencia un vacío emocional importante, que se genera en la infancia, pero que realmente se convierte en problema en la edad adulta.

Cuando nos dejan
A veces, hay personas que se alejan, que nos dan la espalda. Lo mejor en estos casos es dejarlos ir; no es correcto tratar de convencerles para que se queden, para que nos quieran, o para que nos llamen o vengan a vernos. Cuando alguien se vaya de nuestro lado, lo mejor es dejar que lo haga.

Los que nos dejan es porque no están unidos a nosotros y, si no están unidos a nosotros, lo mejor que podemos hacer es dejarlos ir. Y esto no quiere decir que estas personas sean malas e indeseables, significa que, en tu historia, esa persona ya terminó.

Y es importante asumir que la historia terminó, para no quedarnos intentando revivirla de alguna manera, cuando es algo que ya está muerto.

Decir adiós
Por tanto, es importante saber decir adiós. Lo que sea para nosotros no se irá. Si necesitas usar demasiado esfuerzo y sufrimiento en la relación para que una persona se quede a tu lado, lo mejor es dejarla ir.

A veces, nos aferramos a alguien y ese alguien realmente no se lo merece y no debió de formar parte de nuestra vida. Sentimos heridas y dolor y, por tanto, hay que dejarlo ir.

Valorarse
Si con la persona que mantienes una relación no te valora, no es capaz de tratarte bien, no te quiere como tú lo haces, debes intentar valorarte tú, porque si alguien no te valora, no te quiere y, si no te quiere, para que deseas que continúe a tu lado. ¡Déjalo ir!

Es muy importante valorarse uno a sí mismo; la dignidad está por encima de todo. No podemos permitir que alguien nos maltrate, nos malquiera, porque no nos lo merecemos, y no hemos venido a este mundo a sufrir, sino todo lo contrario, hemos nacido para ser felices.

Superar la dependencia

Debemos dejar que el pasado se quede atrás, olvidar las cosas anteriores, el pasado es historia, lo nuevo está por llegar y debemos estar preparados para ello. Tenemos que:

1º Seguir relacionándonos con los demás.
2º Repartir nuestros intereses entre las distintas personas que
conocemos y entre las diversas actividades que realizamos.
3º Estar abiertos a las posibilidades que nos ofrece la vida.

El pasado ya pasó, el futuro no existe. Solo tenemos el presente y es donde puedes decidir lo que realmente quieres para ti. Tú eres un ser único e irrepetible y mereces ser feliz.

Anuncios