jump to navigation

EYACULACIÓN PRECOZ octubre 19, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

EYA 222222

Es una de las consultas más frecuentes en sexología. Se define como la incapacidad o falta de control por parte del hombre para posponer su orgasmo, con independencia del tiempo que tarde en eyacular.

La elevada rapidez con que un hombre eyacula en una relación sexual con penetración parece constituir una característica biológicamente determinada, como en la mayoría de los machos de la práctica totalidad de las especies.
Sin embargo, la eyaculación precoz es considerada como una disfunción sexual basándose en el logro cultural o social que supone el derecho al orgasmo de la mujer, por tanto, se impone al hombre la necesidad de aprender a controlar la eyaculación, con objeto de proporcionar también orgasmo a la mujer. Aunque hay que tener en cuenta que la mayoría de las mujeres no alcanzan el orgasmo a través de la penetración.

Eyaculador precoz
Se considera eyaculador precoz cuando el hombre eyacula, inmediatamente o poco tiempo después de la penetración, tras una estimulación sexual mínima.
Existe incapacidad o falta de control del hombre para posponer su orgasmo; esto estaría relacionado con la imposibilidad de estos hombres para discriminar las sensaciones en niveles de excitación, previas a la inminencia eyaculatoria.
Algunos hombres desde que iniciaron sus relaciones sexuales eyacularon con estímulos mínimos, incluso con la ropa puesta. Otros eyaculan antes, durante o inmediatamente después de la penetración. Sin embargo, siempre que no se produzca la penetración admiten estimulación sexual de diverso grado sin eyacular.
También en algunos hombres que habiendo tenido relaciones sexuales satisfactorias anteriormente, comienzan con su pareja habitual, o con otra, a hacer un patrón de respuesta similar a lo anterior expuesto.

Mal aprendizaje del control
Masters y Johnson, plantearon la hipótesis de que la eyaculación precoz se acentuaba por un mal aprendizaje del control eyaculatorio mediado por las características de los primeros contactos sexuales, o por ciertos hábitos o pautas de comportamiento en las relaciones sexuales.
Cuando la iniciación sexual se hace con prostitutas, normalmente el cliente es estimulado para que eyacule lo antes posible, por tanto, se establecía una pauta estable de eyaculación rápida.
O cuando la iniciación sexual se produce en coches, en parques o en lugares donde temen ser vistos. O cuando en la etapa de la adolescencia sienten miedo de que se les sorprenda masturbándose.
Por tanto, existe un condicionamiento de eyaculaciones rápidas mediado por las primeras experiencias sexuales. También influye la ansiedad que se produce en la actuación.

Inevitabilidad eyaculatoria
El eyaculador precoz es incapaz de percibir las pistas internas de inevitabilidad eyaculatoria y, por tanto, no desarrolla la habilidad para retroceder y no eyacular manteniendo la excitación.
Actualmente la autoimagen de masculinidad va ligada a la capacidad para satisfacer sexualmente a la mujer, esto crea más ansiedad que agrava el problema y afecta seriamente a los hombres.
Algunos hombres llegan a cuestionarse su masculinidad e, incluso, su valor como personas al no poder controlar la eyaculación.

La información y la educación son fundamentales
Son muy importantes los factores de aprendizaje y también influye la información errónea, la ansiedad que se produce en la relación sexual y adoptar el papel de espectador.
La educación que se ha recibido, el ambiente en el que se ha vivido, las experiencias, afecta de manera muy importante a las características y a la calidad de las relaciones sexuales que se establecen a lo largo de la vida.
Cómo se vayan viviendo las experiencias sexuales que se tienen, afectará al proceso de sexuación y esto está mediado por factores cognitivos. La sexualidad está influida notablemente por factores socioculturales.
Las tasas medias de prevalencia de hombres que padecen esta falta de control o que la han padecido alguna vez, oscila entre el 15 y el 40%. Pero, de todos ellos, solo buscan ayuda profesional el 25%.

Terapia
Las investigaciones realizadas sobre esta disfunción han demostrado que son principalmente factores psicológicos, especialmente la ansiedad y la falta de información y de concienciación sensorial, los que normalmente facilitan y explican la gran mayoría de los casos de eyaculación precoz, siendo muy escasos los de causa orgánica.
Por tanto, la eyaculación precoz precisa terapia, es necesario dedicarle tiempo. Del esfuerzo dedicado dependerán los resultados.
La responsabilidad es mutua. Las disfunciones sexuales son problemas que se comparten y, por tanto, es la pareja la que es sexualmente disfuncional. Se considera a los dos como pacientes y los dos deben esforzarse por colaborar en el tratamiento, porque el problema sexual afecta a la felicidad mutua.
Lo ideal es trabajar con la pareja, pero en el caso de no tener pareja, también se puede hacer terapia para mejorar el control eyaculatorio. En 5 o 6 sesiones se puede resolver el problema.

CRISIS DE PAREJA octubre 2, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

BODA OOOIIIJJUU

La infidelidad, la rutina y la adicción al trabajo son las principales causas de las crisis de pareja.

La infidelidad
La infidelidad es la primera causa de divorcio en el mundo. Se puede producir en cualquier momento, pero se suele dar con mayor frecuencia alrededor de los 40. La infidelidad es muy difícil de superar y generalmente termina en separación.
En la infidelidad pueden influir diferentes circunstancias. A veces la persona infiel busca fuera la admiración o ternura que no obtiene en el hogar, o también se puede dar el caso que esté atravesando un momento de conflicto en su vida.
Una infidelidad esporádica, totalmente ocasional y sin involucrarse emocionalmente, lo mejor en no confesarla, por las repercusiones nefastas que pudiera traer.

Respeto y admiración
El respeto es fundamental para convivir con otra persona. Es primordial hacer la vida lo más agradable posible, por tanto, la tolerancia y la comprensión hay que practicarlas todos los días, respetando sus gustos, sus preferencias, sin criticarlas. Las personas no somos perfectas, por tanto, nunca vamos a encontrar a la pareja perfecta, porque esta no existe.
Una de las parejas que acudió a mi consulta, cuando le pregunté, cual es el problema, la mujer me contestó: “Es que mi pareja no es como yo quiero que sea”. Pero es que nadie va a ser exactamente como nosotros queramos, y eso hay que aceptarlo así desde el principio.
Cuando estamos con alguien, cuando nos enamoramos, es porque admiramos a esa persona. La admiración mutua es un ingrediente que debe prevalecer en la relación, porque si desaparece la admiración, desaparecerá el amor por la persona en cuestión. Y por ese motivo en numerosas ocasiones se va a buscar fuera.

La rutina
Cuando comienza una relación, todo parece relativamente fácil de llevar a cabo y da la sensación de que la felicidad perdurará para siempre, pero esto no es así; la conquista del otro es algo que se tiene que renovar a diario. Si la persona se confía y deja de esforzarse por conquistar a su pareja, desaparecen poco a poco los detalles, la pasión, el respeto y, por último, el amor.
La comunicación es esencial, el silencio es el mayor enemigo de las relaciones. Se ha demostrado que el 86% de las mujeres españolas se quejan de la incomunicación con sus parejas.
Cuando algo no nos guste es fundamental decirlo, siempre en primera persona, sin atacar al contrario, por ejemplo: “no me gusta lo que me acabas de decir, creo que no me lo merezco”.
No rehuir de las dificultades y diferencias, porque para resolver los problemas hay que afrontarlos. Si miramos hacia otro lado, los problemas se convertirán en crisis. La convivencia consiste en aprender a resolver con éxito los pequeños conflictos de cada día. Además las diferencias son oportunidades para crecer y enriquecerse como personas.

La adicción al trabajo
Se produce cuando uno de los cónyuges antepone su carrera profesional a su vida de pareja. El protagonismo social y laboral se sitúa por encima de las necesidades de la pareja, en ocasiones porque la persona necesita el reconocimiento que encuentra de esa forma en el trabajo, y por tanto, elige su carrera a su pareja.
A una relación hay que dedicarle tiempo, paciencia y ternura; el amor además de sentirlo es preciso demostrarlo. También la complicidad es un ingrediente indispensable y se consigue a través de la intimidad.
Desde el principio se debe establecer un reparto equitativo de tareas y roles para evitar futuros enfrentamientos.

Cómo superar las crisis
Lo primero que hay que tener es una actitud positiva, a veces son periodos de trasformación que se pueden aprovechar para reforzar los vínculos que unen a la pareja.
Respecto de la infidelidad, la única y verdadera forma de superarla es perdonando y olvidando, tratando de recuperar de nuevo la confianza perdida.
Es importante, desarrollar la capacidad de adaptación, porque en la pareja hay que realizar reajustes constantes.
Ceder no es perder. No nos podemos plantear la pareja como meros competidores, por el contrario debe prevalecer siempre la colaboración; remamos hacia el mismo lado, no podemos remar cada uno para un lado porque, si no, el barco se hundiría. Y debemos llevarlo al mejor puerto posible.
Cambiar de escenario es muy terapéutico. A veces es necesario alejarse del estrés cotidiano, tomar distancia emocional, para mejorar entre otras cosas la comunicación.
La ayuda de un psicólog@ puede resultar decisiva, porque el 60% de las parejas que acuden a terapia logran superar la crisis y evitan la ruptura.