jump to navigation

AFECTIVIDAD PARA EL DESARROLLO INFANTIL noviembre 7, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

MURO BEBÉUUUUUU

Querer tener en los brazos a los bebés, cuidarles, prestarles atención, acariciarles, besarles, supondrá trasmitirles seguridad y serenidad a criaturas indefensas y delicadas. Estas demostraciones afectivas son fundamentales para el desarrollo del niño. Su carencia influye negativamente en su desarrollo, produciendo retrasos en su crecimiento y desequilibrios en su estructuración general, repercutiendo tanto en el cuerpo como en la mente, manifestándose generalmente en la edad adulta.

Confianza básica o desconfianza básica
Un informe del Centro clínico oficial de programas infantiles de EEUU nos propone el ejemplo de dos madres: a la primera, su bebé de tres meses la despierta a las tres de la mañana, se levanta tranquila, coge al bebe en sus brazos, le habla cariñosamente, y a continuación, le dá de mamar. El bebé se alimenta felizmente mirando a la madre, ésta le mira con afecto, demostrándole lo bien que se siente al tenerle en sus brazos. A continuación, el bebé, reconfortado y satisfecho se duerme, la madre lo vuelve a poner en la cuna y continúa descansando.

Por el contrario, la segunda madre también es despertada a las tres de la mañana por su bebé de tres meses, pero ésta se levanta molesta y de mal humor, se dirige hacia el bebé cogiéndolo bruscamente; el bebé percibe en esos momentos la tensión y la irritabilidad de la madre, por tanto, cuando la madre le da el pecho el niño se niega a mamar. La madre se enfada aún más volviendo a poner al niño en la cuna, recriminándole el porqué la ha hecho levantar para eso. El niño, como es natural , seguirá llorando desconsoladamente.

Estas dos escenas de dos madres diferentes si se continúan repitiendo en la vida del bebé, producen en éste sentimientos muy diferentes sobre sí mismo y sobre las personas que le rodean. El bebé de la primera madre percibe que las personas que le rodean le quieren, le reconfortan y satisfacen adecuadamente sus necesidades, proporcionándole seguridad; mientras que el bebé de la segunda madre, aprende que las personas que le rodean no responden a sus necesidades, no puede contar con ellos porque no le entienden cuando reclama su atención.

Es en la cuna donde comienza el aprendizaje de la inteligencia emocional. Los padres, sin saberlo, desde tan temprana edad pueden trasmitir sensación de seguridad, efectividad y afectividad, o lo contrario, es lo que Erik Erikson, psicólogo, denomina “confianza básica” o “desconfianza básica”.

La falta de atención, de amor y de contacto social provoca importantes alteraciones
Se ha demostrado que los niños criados en orfanatos, al faltarles atención, amor y contacto social, sufren importantes alteraciones que repercuten en el cerebro, porque si no hay estímulos sensoriales suficientes, el desarrollo neuronal se reduce considerablemente, y la muerte y desaparición de neuronas que están sin conectar aumenta.

Por tanto, esto provoca una importante deficiencia funcional y mental del recién nacido que repercutirá a lo largo de su vida. La riqueza sensorial del medio ambiente se ha demostrado que beneficia el desarrollo de la corteza cerebral.

La continuidad del contacto corporal constituye un importante mecanismo tranquilizador
Está comprobado que los niños se desarrollan más satisfactoriamente cuando la madre juega con ellos, los acaricia, les hace sentir su amor. Generalmente cuando los niños son pequeños las madres suelen dejarlos gran parte del día en el cochecito o en la cuna, cogiéndoles solamente para darles la comida o bañarles. Según el profesor Harlow, experto en apego, el bebé es físicamente inmaduro, para que, al cogerlo, y abrazarlo sea capaz de reaccionar hacia su madre con afectividad, pero esto no significa que no lo necesite.

Se realizó un estudio que demostró la diferencia en el desarrollo de los niños americanos y los de Uganda. La madre americana deja al niño la mayor parte del tiempo en la cuna o en el coche. La madre ugandesa lo lleva sobre sus espaldas. El bebé ugandés demuestra ansiedad cuando lo separan de la madre a los seis meses, dos o cuatro meses antes que el americano.

Esto podría significar que las madres ugandesas deterioran la seguridad infantil al llevar con ellas a sus hijos. Pero por otro lado, se sabe que los primeros meses son de vital importancia y que si un niño demuestra tan pronto su ansiedad quiere decir que la madre se ha convertido en algo fundamental durante un periodo tan crítico.

El bebé ugandés está con su madre continuamente, representa para él una parte esencial. Su ausencia le provoca un cambio y, por tanto, le produce ansiedad. El niño americano no llega a sentir esto hasta los diez u once meses. Posiblemente, el que el niño ugandés haya contado con la presencia de su madre en los primeros meses de vida, le ha hecho desarrollar una sensación de seguridad interior mayor que en el niño americano. Se demostró también que el niño ugandés aprende a caminar más pronto que el americano.

La observación directa en niños ha evidenciado que, incluso ciertas funciones como la respiración y la digestión, se desorganizan fácilmente en ocasiones volviéndose a restablecer el buen funcionamiento con la presencia de la madre cuando sostiene y acaricia al bebé.

Los bebés necesitan sentirse queridos y seguros constantemente. Todos los niños del mundo tienen derecho a una buena madre.

Anuncios

EYACULACIÓN PRECOZ octubre 19, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

EYA 222222

Es una de las consultas más frecuentes en sexología. Se define como la incapacidad o falta de control por parte del hombre para posponer su orgasmo, con independencia del tiempo que tarde en eyacular.

La elevada rapidez con que un hombre eyacula en una relación sexual con penetración parece constituir una característica biológicamente determinada, como en la mayoría de los machos de la práctica totalidad de las especies.
Sin embargo, la eyaculación precoz es considerada como una disfunción sexual basándose en el logro cultural o social que supone el derecho al orgasmo de la mujer, por tanto, se impone al hombre la necesidad de aprender a controlar la eyaculación, con objeto de proporcionar también orgasmo a la mujer. Aunque hay que tener en cuenta que la mayoría de las mujeres no alcanzan el orgasmo a través de la penetración.

Eyaculador precoz
Se considera eyaculador precoz cuando el hombre eyacula, inmediatamente o poco tiempo después de la penetración, tras una estimulación sexual mínima.
Existe incapacidad o falta de control del hombre para posponer su orgasmo; esto estaría relacionado con la imposibilidad de estos hombres para discriminar las sensaciones en niveles de excitación, previas a la inminencia eyaculatoria.
Algunos hombres desde que iniciaron sus relaciones sexuales eyacularon con estímulos mínimos, incluso con la ropa puesta. Otros eyaculan antes, durante o inmediatamente después de la penetración. Sin embargo, siempre que no se produzca la penetración admiten estimulación sexual de diverso grado sin eyacular.
También en algunos hombres que habiendo tenido relaciones sexuales satisfactorias anteriormente, comienzan con su pareja habitual, o con otra, a hacer un patrón de respuesta similar a lo anterior expuesto.

Mal aprendizaje del control
Masters y Johnson, plantearon la hipótesis de que la eyaculación precoz se acentuaba por un mal aprendizaje del control eyaculatorio mediado por las características de los primeros contactos sexuales, o por ciertos hábitos o pautas de comportamiento en las relaciones sexuales.
Cuando la iniciación sexual se hace con prostitutas, normalmente el cliente es estimulado para que eyacule lo antes posible, por tanto, se establecía una pauta estable de eyaculación rápida.
O cuando la iniciación sexual se produce en coches, en parques o en lugares donde temen ser vistos. O cuando en la etapa de la adolescencia sienten miedo de que se les sorprenda masturbándose.
Por tanto, existe un condicionamiento de eyaculaciones rápidas mediado por las primeras experiencias sexuales. También influye la ansiedad que se produce en la actuación.

Inevitabilidad eyaculatoria
El eyaculador precoz es incapaz de percibir las pistas internas de inevitabilidad eyaculatoria y, por tanto, no desarrolla la habilidad para retroceder y no eyacular manteniendo la excitación.
Actualmente la autoimagen de masculinidad va ligada a la capacidad para satisfacer sexualmente a la mujer, esto crea más ansiedad que agrava el problema y afecta seriamente a los hombres.
Algunos hombres llegan a cuestionarse su masculinidad e, incluso, su valor como personas al no poder controlar la eyaculación.

La información y la educación son fundamentales
Son muy importantes los factores de aprendizaje y también influye la información errónea, la ansiedad que se produce en la relación sexual y adoptar el papel de espectador.
La educación que se ha recibido, el ambiente en el que se ha vivido, las experiencias, afecta de manera muy importante a las características y a la calidad de las relaciones sexuales que se establecen a lo largo de la vida.
Cómo se vayan viviendo las experiencias sexuales que se tienen, afectará al proceso de sexuación y esto está mediado por factores cognitivos. La sexualidad está influida notablemente por factores socioculturales.
Las tasas medias de prevalencia de hombres que padecen esta falta de control o que la han padecido alguna vez, oscila entre el 15 y el 40%. Pero, de todos ellos, solo buscan ayuda profesional el 25%.

Terapia
Las investigaciones realizadas sobre esta disfunción han demostrado que son principalmente factores psicológicos, especialmente la ansiedad y la falta de información y de concienciación sensorial, los que normalmente facilitan y explican la gran mayoría de los casos de eyaculación precoz, siendo muy escasos los de causa orgánica.
Por tanto, la eyaculación precoz precisa terapia, es necesario dedicarle tiempo. Del esfuerzo dedicado dependerán los resultados.
La responsabilidad es mutua. Las disfunciones sexuales son problemas que se comparten y, por tanto, es la pareja la que es sexualmente disfuncional. Se considera a los dos como pacientes y los dos deben esforzarse por colaborar en el tratamiento, porque el problema sexual afecta a la felicidad mutua.
Lo ideal es trabajar con la pareja, pero en el caso de no tener pareja, también se puede hacer terapia para mejorar el control eyaculatorio. En 5 o 6 sesiones se puede resolver el problema.

CRISIS DE PAREJA octubre 2, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

BODA OOOIIIJJUU

La infidelidad, la rutina y la adicción al trabajo son las principales causas de las crisis de pareja.

La infidelidad
La infidelidad es la primera causa de divorcio en el mundo. Se puede producir en cualquier momento, pero se suele dar con mayor frecuencia alrededor de los 40. La infidelidad es muy difícil de superar y generalmente termina en separación.
En la infidelidad pueden influir diferentes circunstancias. A veces la persona infiel busca fuera la admiración o ternura que no obtiene en el hogar, o también se puede dar el caso que esté atravesando un momento de conflicto en su vida.
Una infidelidad esporádica, totalmente ocasional y sin involucrarse emocionalmente, lo mejor en no confesarla, por las repercusiones nefastas que pudiera traer.

Respeto y admiración
El respeto es fundamental para convivir con otra persona. Es primordial hacer la vida lo más agradable posible, por tanto, la tolerancia y la comprensión hay que practicarlas todos los días, respetando sus gustos, sus preferencias, sin criticarlas. Las personas no somos perfectas, por tanto, nunca vamos a encontrar a la pareja perfecta, porque esta no existe.
Una de las parejas que acudió a mi consulta, cuando le pregunté, cual es el problema, la mujer me contestó: “Es que mi pareja no es como yo quiero que sea”. Pero es que nadie va a ser exactamente como nosotros queramos, y eso hay que aceptarlo así desde el principio.
Cuando estamos con alguien, cuando nos enamoramos, es porque admiramos a esa persona. La admiración mutua es un ingrediente que debe prevalecer en la relación, porque si desaparece la admiración, desaparecerá el amor por la persona en cuestión. Y por ese motivo en numerosas ocasiones se va a buscar fuera.

La rutina
Cuando comienza una relación, todo parece relativamente fácil de llevar a cabo y da la sensación de que la felicidad perdurará para siempre, pero esto no es así; la conquista del otro es algo que se tiene que renovar a diario. Si la persona se confía y deja de esforzarse por conquistar a su pareja, desaparecen poco a poco los detalles, la pasión, el respeto y, por último, el amor.
La comunicación es esencial, el silencio es el mayor enemigo de las relaciones. Se ha demostrado que el 86% de las mujeres españolas se quejan de la incomunicación con sus parejas.
Cuando algo no nos guste es fundamental decirlo, siempre en primera persona, sin atacar al contrario, por ejemplo: “no me gusta lo que me acabas de decir, creo que no me lo merezco”.
No rehuir de las dificultades y diferencias, porque para resolver los problemas hay que afrontarlos. Si miramos hacia otro lado, los problemas se convertirán en crisis. La convivencia consiste en aprender a resolver con éxito los pequeños conflictos de cada día. Además las diferencias son oportunidades para crecer y enriquecerse como personas.

La adicción al trabajo
Se produce cuando uno de los cónyuges antepone su carrera profesional a su vida de pareja. El protagonismo social y laboral se sitúa por encima de las necesidades de la pareja, en ocasiones porque la persona necesita el reconocimiento que encuentra de esa forma en el trabajo, y por tanto, elige su carrera a su pareja.
A una relación hay que dedicarle tiempo, paciencia y ternura; el amor además de sentirlo es preciso demostrarlo. También la complicidad es un ingrediente indispensable y se consigue a través de la intimidad.
Desde el principio se debe establecer un reparto equitativo de tareas y roles para evitar futuros enfrentamientos.

Cómo superar las crisis
Lo primero que hay que tener es una actitud positiva, a veces son periodos de trasformación que se pueden aprovechar para reforzar los vínculos que unen a la pareja.
Respecto de la infidelidad, la única y verdadera forma de superarla es perdonando y olvidando, tratando de recuperar de nuevo la confianza perdida.
Es importante, desarrollar la capacidad de adaptación, porque en la pareja hay que realizar reajustes constantes.
Ceder no es perder. No nos podemos plantear la pareja como meros competidores, por el contrario debe prevalecer siempre la colaboración; remamos hacia el mismo lado, no podemos remar cada uno para un lado porque, si no, el barco se hundiría. Y debemos llevarlo al mejor puerto posible.
Cambiar de escenario es muy terapéutico. A veces es necesario alejarse del estrés cotidiano, tomar distancia emocional, para mejorar entre otras cosas la comunicación.
La ayuda de un psicólog@ puede resultar decisiva, porque el 60% de las parejas que acuden a terapia logran superar la crisis y evitan la ruptura.

UN AZOTE A TIEMPO ¿ES BUENO? septiembre 19, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
2 comments

AZOTE

En ocasiones, nos hemos planteado si dar un azote a tiempo es bueno o, por el contrario, puede ser perjudicial para el niño.

Muchas personas todavía creen que un azote a tiempo sirve para educar a su hijo, incluso hay personas que piensan que si ellos fueron educados de esa manera y no les ha ido mal, el método es válido
Hay personas que dicen que el azote lo utilizan como último recurso; lo cierto es que parece ser una forma de exteriorizar las frustraciones de los propios padres, o educadores.

Algunos dicen que sólo les dan un azote muy de tarde en tarde y que eso no les puede perjudicar; pero, si el castigo físico resulta antieducativo, aunque lo utilicemos “sólo de vez en cuando” también perjudica.
Se ha demostrado que un azote es menos efectivo que cualquier método no violento, un azote ni educa, ni modifica el mal comportamiento de un niño. Es una forma de imponerse y de descargar la rabia sobre alguien infeiror en edad y fuerza y que, además, no puede defenderse.

Todo deja huella
Tenemos que tener en cuenta que todas las experiencias, desde la edad más temprana hasta la más adulta, dejan huellas permanentes en nuestras características físicas y mentales y en el desarrollo de nuestro cerebro.
Parece ser que el 60 por ciento del cerebro es neutro, el 35 por ciento puede inducir refuerzo positivo y el 5 por ciento refuerzo negativo: el cerebro tiene estructuras especializadas para la percepción de estímulos placenteros y desagradables y la representación de las percepciones placenteras es más extensa que la que percibe el castigo y el dolor.

Además, las zonas cerebrales relacionadas con la percepción del castigo están conectadas con las regiones que inducen agresividad. Por esta razón una educación basada en la severidad excesiva puede provocar como resultado rebeldía, hostilidad y agresividad.
La conducta violenta aumenta la agresividad emocional y su realización repetida supone un aprendizaje falto de inhibiciones inteligentes.

Educar con placer
Es preferible educar mediante el placer, es decir con refuerzo positivo, que utilizando el castigo. La educación no se impone por la fuerza, sino por el diálogo, el razonamiento o el uso de refuerzos positivos y negativos.

La organización “Save the children” advierte que, cuando se pega a los niños, estos se sienten rechazados, bloqueados y no queridos. Además, se les trasmite la idea de que la violencia es un método válido de resolver conflictos.
Por tanto, no debemos extrañarnos que los niños se peguen entre sí, porque nosotros les hemos enseñado (si les pegamos en el hogar, o en el colegio) que ésta es la forma más adecuada de resolver los conflictos.

Disciplina no quiere decir castigo; hacer que los hijos sean responsables de sus acciones exige un poco más de tiempo, pero vale la pena hacerlo.
Hemos de utilizar con nuestros hijos una disciplina razonada, enseñándoles qué es lo mejor, y lo más eficaz, así como la forma más satisfactoria de convivir en familia y también con el resto del mundo.

Hijos responsables

La forma para que nuestros hijos sean responsables, es delegarles responsabilidades. Desde pequeños debemos ir asignándoles tareas de acuerdo con su edad; el sentirse útiles va a hacerles sentirse más satisfechos y favorecerá las relaciones agradables en la familia.

Podemos pensar que el castigo puede resultar más rápido, pero no ayuda a los hijos a desarrollar el tipo de conciencia que los hará más responsables.
Una conciencia sana resulta de ser responsable y de aprender a seguir reglas, ya que es la forma satisfactoria de comportarse en la vida, tanto si uno tiene cinco años como si se tienen cincuenta.
Esto es lo que le debemos inculcar a nuestros hijos: todos hemos de seguir unas normas y saber que hay límites.Aceptar las normas y los límites es un aprendizaje necesario. A los niños hay que enseñarles que existen reglas y límites y, aunque les cueste aceptarlas por su inexperiencia en la vida, tienen que aprender que para convivir bien hay que respetarlos.

Y los adultos debemos enseñar a los niños que la realidad de la vida implica un determinado comportamiento en nuestra interacción con los demás, y que, a veces, hay que ser tolerante a la frustración, en el sentido de que no podemos hacer siempre lo que queremos, ni tener todo lo que deseamos.

Normas y límites
En un hogar donde se establecen normas y límites, éstos se cumplirán sin problemas, de la forma más natural, siempre que entre los miembros de la familia haya buenas relaciones, porque éstas son la clave para el funcionamiento de dichas normas y límites.
Es importante que los hijos sepan que las normas se establecen para hacer mejor y más agradable la convivencia, no por imposición y sin ningún criterio. Por este motivo, es fundamental que a la hora de establecer normas y límites los hagamos partícipes a ellos, es decir, que tomemos las decisiones de acuerdo con los hijos, razonándoles en todo momento el por qué de las mismas.
Hay que empezar cuanto antes a inculcar en las mentes de los niños los principios de tolerancia, empatía, compasión conciencia de igualdad, para tener una buena convivencia con los demás.

Cuidado con las etiquetas
Los padres, a menudo, somos los responsables de que nuestros hijos tengan una mala imagen de sí mismos. Por ejemplo, cuando les decimos, “eres un inútil”, “no vas a llegar a nada”, o “eres un aunténtico vago”, los niños se lo creen “a pies juntillas”. Al utilizar el verbo “ser”, les estamos etiquetando, no les damos opción a que piensen que es algo pasajero.
Por tanto, hemos de tener cuidado. En lugar de utilizar el verbo “ser”, es mejor utilizar el verbo “estar”; por ejemplo, “estás vagueando últimamente”, o “estás un poco rebelde”, porque el verbo “estar”, les da opción a cambiar, ya que implica un estado eventual y, por tanto, ese comportamiento se puede modificar.
Tenemos que educar a nuestros hijos formándoles, no destruyéndoles con una actitud crítica y negativa.
Es cierto que es nuestro deber de padres corregir comportamientos inadecuados y señalar los errores. Cuando hayan sido desobedientes e irresponsables, hemos de hacerselo saber, pero sin perder los nervios, ni utilizando la violencia, sino de una forma respetuosa, pero firme y segura. Desde la calma, desde la tranquilidad, siempre vamos a actuar mejor que desde la impulsividad.

Hijos respetuosos
Para ganar el respeto de nuestros hijos, debemos ser, primero, respetuosos con ellos.
Tenemos que observar la forma en que hablamos a los hijos, cuando intentamos todos los días corregirles y enseñarles. Los modales en la mesa, por ejemplo.¿Qué es lo que oye el niño? Muchos están acostumbrados a oir todo el tiempo, !quita los codos de la mesa!, ¡siéntate bien!, ¡eres un guarro comiendo! Hay una forma amable y respetuosa de ayudar a los hijos a que aprendan modales en la mesa.

Tenemos que deshacernos de las palabras irrespetuosas que la mayoría tiene en el vocabulario diario. Descartemos las palabras insultantes, humillantes y sarcásticas, así eliminaremos también los gritos y las expresiones de voz altisonante. Los niños se creen todo lo que los padres les decimos y se sentirán heridos y frustrados, desarrollando irritabilidad y agresividad, y perjudicando notablemente su autoimagen y su autoestima.

Generalmente, si los padres o educadores no prestan atención al comportamiento de los niños este se extingue, y si por el contrario se les presta atención el comportamiento se refuerza.
Aunque es verdad que, muy frecuentemente, hacemos lo contrario. Por ejemplo, los padres para controlar el comportamiento de sus hijos, resulta que cuando se portan mal, están todo el día pendiente de ellos, avisándolos, indicándoles lo que tienen que hacer, diciéndoles lo que conseguirán si hacen las cosas, en definitiva, reforzándoles el mal comportamiento y, sin embargo, cuando están jugando tranquilamente, haciendo los deberes, entonces no les dicen nada, ¿para qué?, si se están portando bien.
Es importante que cada vez que sorprendamos a nuestro hijo haciendo algo bien, debemos hacerle sentir satisfecho de sí mismo, porque eso le induce a volver a comportarse positivamente.
El niño que tiene una buena opinión de sí mismo desea tener un buen comportamiento.
Cuanto más se elogie a los hijos por hacer algo bien, aunque no sea perfecto, antes aprenderán a apreciarse a sí mismos.
Un elogio todos los días, mantendrá alejada de los niños la mala autoimagen y una pobre autoestima.
Por tanto, “Trata a tus hijos como te gustaría que te tratasen a ti”.

TIPOS DE VIDA septiembre 18, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

ASERTIVIDAD

Se ha demostrado que existen tres tipos de vidas felices: la vida placentera, la vida de compromiso y la vida significativa.

La vida placentera
Este tipo de vida tiene mucha emoción positiva y podemos adquirir habilidades para amplificarla. La vida placentera consiste en experimentar placeres.
Pero la vida placentera tiene inconvenientes, porque la experiencia de la emoción positiva es hereditaria en un 50% y eso no se puede cambiar mucho. En segundo lugar, a la emoción positiva uno se acostumbra muy rápido. Es como cuando comemos algo delicioso, como un helado; al principio sentimos el 100% de placer, pero a los pocos minutos gran parte de dicho placer ha desaparecido.

La vida de compromiso
Es la vida de trabajo, la de criar a los hijos, la vida en pareja, y la del tiempo libre. En este tipo de vida, el tiempo se puede detener, sin que nos demos cuenta; de esto ya hablaba Aristóteles.

Luis, a los 30 años, ya había triunfado en dos de las tres áreas de la vida. En el área del trabajo, a los 20 años era corredor de bolsa y a los 25 ya era multimillonario y gerente de una empresa. La segunda área era el juego, era campeón de bridge. Pero en la tercera área de la vida, el amor, Luis era un fracaso total. No era divertido, era introvertido, no era capaz de expresar emoción positiva. Durante algunos años hizo terapia pensando que algún trauma sexual, de alguna manera había encerrado dentro de él su emoción positiva. Pero resultó que no tenía ningún trauma sexual, Luis simplemente no había desarrollado la afectividad positiva.

Sin embargo, no era una persona infeliz, porque Luis, como la mayoría de la gente, era capaz de fluir (cuando el tiempo se detiene porque estás haciendo algo que te gusta). Cuando abrían la bolsa a las 9.30 de la mañana el tiempo se detenía para Luis y no comenzaba de nuevo, hasta que la campana anunciaba el final. Lo mismo le sucedía con el juego, desde la primera parte del torneo hasta 10 días después en que terminaba, el tiempo se detenía para él.
A esto es a lo que se refiere Nike Csikszentmihalyi. Lo denomina flujo y es algo diferente al placer.

En el placer se sabe lo que está pasando, es pensamiento y sentimiento. Pero como dice Nike cuando estás en flujo no sientes nada, eres como un todo con la música. El tiempo se detiene, hay concentración intensa, y esta es la característica de lo que se considera la buena vida. Sabemos que hay una receta para conseguirla, es importante conocer, cuáles son nuestras mayores fortalezas, cultivarlas y utilizarlas a menudo.

La vida significativa
Esta es, tradicionalmente, la más importante de las felicidades. Y en este contexto, de la misma manera que el flujo, consiste en conocer tus fortalezas y utilizarlas. Sentir “pertenecer a” y “en servicio de” es algo más grande que nosotros, es algo que nos trasciende.
Se demostró que la vida significativa, era la que proporcionaba mayor satisfacción y felicidad. Se le pidió a un grupo de personas que hicieran algo altruista y a otro grupo algo placentero y se compararon los resultados. Y lo que encontraron es que cuando se hace algo placentero, como comer en un buen restaurante, o darse un buen masaje, la sensación de felicidad dura mucho menos que cuando se hace algo filantrópico para ayudar a otras personas, porque la sensación de satisfacción y felicidad dura y dura y, al mismo tiempo, ayudar a los demás nos hace sentir mejores personas.
Se ha demostrado que la búsqueda del placer casi no contribuye a la satisfacción de la vida. La búsqueda de una vida significativa es la más potente. La búsqueda de compromiso también es muy fuerte. EL placer importa si ya tienes tanto compromiso como significación; ahí, el placer es la guinda de la tarta. Lo que quiere decir que para tener una vida plena, si tienes las tres, la suma es más grande que sus componentes. Por el contrario, si no tienes ninguna de las tres, y tu vida está vacía, la suma es menor que sus componentes.

La psicología siempre ha tratado de encontrar lo que no funciona en la persona y ha tratado de hacer a las personas infelices menos infelices.
Pero eso ha hecho que no prestáramos atención a mejorar a la gente normal, nos hemos olvidado de hacer más felices, más productivas, a las personas relativamente normales.
Nadie pensaba en desarrollar intervenciones positivas, para hacer más felices a las personas. Pero surgió la Psicología Positiva con Martin Seligman, la cual determinó que sus objetivos son los siguientes:
La psicología debe ocuparse tanto de las debilidades humanas como de sus fortalezas.
Debe interesarse en mejorar las cosas de la vida.
Y debe estar dispuesta en hacer que la vida de las personas normales sea más satisfactoria, detectando los genios y estimulando sus talentos.

La vida vale la pena
La psicología debe comprometerse en hacer entender que la vida vale la pena. Se han creado pruebas objetivas para medir distintas formas de felicidad.
Se ha demostrado que podíamos descubrir causalidad en los estados positivos, que una de las causas de la felicidad es la relación entre la actividad del hemisferio izquierdo y del hemisferio derecho.

Diferencia de las personas infelices del resto
Se han estudiado a las personas extremadamente felices y se ha comprobado que hay una diferencia esencial. No son más religiosas, no tienen más dinero, no son más guapas, ni experimentan más acontecimientos buenos y menos malos.
La única diferencia que se ha encontrado es que son extremadamente sociales. No pasan mucho tiempo solas. Tienen una relación romántica y tienen muchos amigos.

FETICHISMO septiembre 1, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

FETICHE AAAA

Se considera una parafilia y se caracteriza por una serie de impulsos sexuales intensos y recurrentes que implican objetos no animados, denominados fetiches.

El fetichismo se suele subdividir en dos grandes grupos. El primer grupo, es aquél en el cual el individuo se centra en una parte concreta del cuerpo, el pecho, las nalgas, los pies o el pelo, con respecto a la totalidad del cuerpo. Se denomina parcialismo.
El segundo tipo de fetiche se caracteriza por la obsesión hacia los objetos inanimados. Los fetiches más habituales suelen ser los sujetadores, la ropa interior femenina, las medias, los zapatos, las botas u otras prendas de vestir.

Cuándo comienza el trastorno
Generalmente, comienza en la adolescencia, cuando aparecen los caracteres sexuales secundarios, pero también pueden haber tenido un especial significado durante la infancia.
La mayoría de las conductas parafílicas provienen de familias que han sido muy restrictivas en el terreno sexual. Cuando se reprime de forma exagerada la sexualidad, esta se puede convertir en obsesión; la represión genera obsesión.
Cuando el trastorno se establece, se hace crónico. La mayoría de los fetichistas son hombres. Sienten un impulso compulsivo por poseer o acercarse hacia los objetos fetiche, llegando incluso a actuar de forma extraña, robando de forma repetitiva prendas fetiche, o persiguiendo a las mujeres que llevan el objeto fetiche. Algunos llegan a almacenar gran cantidad de prendas.

El objeto es clave para la excitación
El fetiche es necesario, tiene un enorme valor, preferentemente, para la excitación sexual. Si el objeto le falta, el individuo puede tener problemas en la erección.
El sujeto con fetichismo se masturba frecuentemente, mientras sujeta, acaricia o huele el objeto fetichista. Se ha demostrado que el umbral de excitación sexual del fetichista se consigue con demasiada facilidad, llegando éste a eyacular simplemente ante la visión o el tacto del objeto fetiche.
En el metro de Japón existen máquinas expendedoras de braguitas usadas, ya que este objeto es un fetiche muy común en los hombres fetichistas.
Mario, también estaba obsesionado con este tipo de fetiche; se escondía en el cuarto de baño para disfrutar con dicho objeto, ya que él mismo reconocía que no era muy normal lo que hacía, aunque no lo pudiera evitar, debido al impulso compulsivo del que era objeto, al igual que los demás fetichistas.

El fetichismo es un condicionamiento
Rachaman y Hodgson, realizaron un experimento ingenioso de condicionamiento, en el que utilizaron como estímulos condicionados botas de mujer y como estímulos incondicionados imágenes de desnudos de mujeres.
El estudio demostró, que fueron capaces de convertir en fetichistas a sujetos heterosexuales normales.
Se repitió el estudio sustituyendo las botas de mujer por objetos y figuras geométricas, los resultados sorprendentemente fueron idénticos. Aunque en este caso es difícil explicar el contenido sexual simbólico de un poliedro.
Por tanto, una vez que se produce la asociación de excitación sexual con el fetiche, se fija y se aumenta por las asociaciones simbólicas, repetidas durante la fantasía y masturbación.

Llega a ser un problema
Este tipo de trastorno, a veces, suele producir malestar significativo a nivel social, laboral o en otras áreas relacionadas con la vida del individuo. La mayoría de estas conductas ocurren en la intimidad, en numerosas ocasiones las personas que lo rodean no saben que con quien conviven tiene este tipo de trastorno, porque la persona se avergüenza.
La prevalencia suele ser elevada en la población general. Los casos que llegan a las consultas representan la punta del iceberg.

Tratamiento
Estos trastornos parafílicos, tienen tratamiento psicológico. Todo lo que se aprende se puede desaprender.
En primer lugar, la persona en cuestión debe asumir que tiene un problema y que necesita ayuda para resolverlo y es cuando realmente se realiza terapia, cuando el sujeto la necesita, porque se da cuenta que el problema le está influyendo negativamente en su vida y él mismo no sabe abordar la situación.
A partir de ahí, iniciará un proceso, no demasiado largo, para volver a recuperar la tranquilidad y el bienestar en su vida.

QUÉ GENERA FELICIDAD agosto 2, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

BODA 44444444444

Algunas circunstancias de la vida generan felicidad, pero también es cierto que cambiar tales circunstancias suele ser poco práctico y difícil.

El dinero
“El dinero no da la felicidad” según un proverbio. Sophie Tucker cantante y actriz de Estados Unidos comentaba: “He sido rica y he sido pobre. Es mejor ser rica”.
Estas dos citas que parecen contradictorias, son ciertas y existen evidencias avaladas por datos sobre cómo la riqueza y la pobreza afectan a la felicidad. Los investigadores comparan el bienestar subjetivo medio de las personas que viven en las naciones ricas con respecto a las de las naciones pobres.
Se realizó un estudio internacional, en el que participaron decenas de miles de adultos. Se demostró que Sophie Tucker tenía razón, el poder adquisitivo nacional general y la satisfacción media con la vida correlacionan positivamente.
Pero, cuando el producto nacional bruto supera los ocho mil dólares por persona, la correlación desaparece y la riqueza de más no aporta mayor satisfacción en la vida. Por tanto, los ricos suizos son más felices que los pobres búlgaros, pero, sin embargo, no importa que uno sea Irlandés, italiano, noruego o estadounidense.
Se ha demostrado que en la felicidad influye la importancia que una persona le da al dinero, más que el dinero en sí. El materialismo no parece ser bueno, quienes valoran el dinero más que otros objetivos están menos satisfechos con sus ingresos y con su vida en general.

El matrimonio
Para algunas personas el matrimonio es una auténtica prisión y otras lo consideran como la panacea de la felicidad. Los datos obtenidos apoyan más la segunda opción que la primera. Al contrario que el dinero, que ejerce un efecto pequeño en la felicidad, el matrimonio se ha demostrado que está intrínsecamente relacionado con la felicidad.
El Centro Nacional de Análisis de Opinión realizó un estudio con 35.000 estadounidenses a lo largo de los últimos treinta años: el 40% de las personas casadas dijeron que eran “muy felices”, mientras que sólo el 24% de las personas solteras, divorciadas, separadas y viudas afirmaron serlo. Vivir en pareja, sin estar casados, se asocia a una mayor felicidad en culturas individualistas como la nuestra, pero con una menor felicidad en culturas colectivas como Japón y China.
Esta ventaja de felicidad en las personas casadas, se produce independientemente de la edad y el nivel de ingresos, y se da por igual en hombres como en mujeres.
El filósofo Kierkegaard comentaba irónicamente: “mejor bien colgado que mal casado”. Tenía razón porque un matrimonio infeliz destroza el bienestar y entre las personas que decían en el estudio que su matrimonio era “no muy feliz”, el nivel de felicidad era menor que el de los solteros o divorciados.
Los investigadores han concluido que las personas que ya son felices tiene más posibilidades de contraer matrimonio y permanecer casadas, y las personas que son sociables generan mayor felicidad y más probabilidades de casarse. Las personas depresivas, irritables, con falta de habilidades sociales se convierten en parejas menos deseadas.

Vida Social
Las personas muy felices se diferencian tanto de la media como de las personas infelices, porque tienen una vida social satisfactoria. Generalmente, están menos tiempo solas y la mayoría del tiempo lo pasan haciendo vida social. Por tanto, se demuestra que la sociabilidad elevada en las personas felices, aumenta su probabilidad de casarse y que una vida social rica y el matrimonio hacen a las personas más felices.

Emociones positivas y negativas
El hecho de vivir muchas desgracias, no implica que no se puedan vivir también muchas alegrías. Se ha demostrado que no hay una relación recíproca entre emociones positivas y negativas.
Norman Bradburn, profesor de la Universidad de Chicago, inició un estudio a miles de estadounidenses sobre la satisfacción de la vida, preguntando sobre la frecuencia de las emociones agradables y desagradables. Él pensaba que las personas que experimentaban muchas emociones negativas tendrían muy poca emotividad positiva, y al contrario. Pero los resultados del estudio no fueron así, ni mucho menos.
El estudio demostró que solo existe una correlación negativa moderada entre emociones positivas y negativas. Esto quiere decir, que si se tiene una gran cantidad de emotividad negativa en la vida se tendrá menor emotividad positiva que la media, pero no se está, por ello, condenado a una vida sin alegrías. De la misma forma, aunque en la vida haya muchas emociones positivas, sólo nos protegerán de las emociones negativas moderadamente.

Diferencias entre hombres y mujeres
Las mujeres sufren el doble de depresión que los hombres y, en general presentan más emociones negativas. Sin embargo, los investigadores también descubrieron que las mujeres también experimentan mucha más emotividad positiva, con mayor frecuencia y de forma más intensa que los hombres.
Los hombres son más duros, la vida emocional de las mujeres es más extrema que la de los hombres.
Las mayores alegrías son consecuencia del alivio de nuestros peores temores. El éxito de las montañas rusas, del “puenting”, de las películas de terror e incluso del sorprendente descenso de las enfermedades mentales en épocas de guerra, dan prueba de ello.

EL RANGO FIJO DE FELICIDAD julio 29, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

RANGO

Se ha demostrado que, aproximadamente, el 50% de casi todos los rasgos de la personalidad se deben a la herencia genética.
También diferentes investigaciones han descubierto que el elevado componente hereditario no determina lo inalterable que es un rasgo, porque algunos rasgos fuertemente congénitos, como la orientación sexual y el peso corporal, no cambian demasiado, pero otros como el pesimismo y el miedo son muy variables.
Qué no impide ser más felices
Más o menos, la mitad de la puntuación que obtengamos en los tests de felicidad está relacionada con el resultado que nuestros padres biológicos habrían obtenido en el caso de que hubieran hecho los mismos tests.
Esto significa que heredamos un “timonel” que nos conduce a un nivel específico de felicidad o tristeza. Por tanto, las personas con baja afectividad positiva se sentirán impulsadas a evitar el contacto social y querrán estar solas. Por el contrario, las personas felices son muy sociables; la felicidad se debe a un alto nivel de socialización satisfactoria.
Por tanto, es preciso modificar los impulsos del timonel genético, para ser más felices.
El termostato de la felicidad
Alicia era madre soltera de un barrio obrero. Se sentía triste y necesitaba dosis de esperanza en su vida y lo conseguía gastándose todas las semanas cinco euros en lotería. Probablemente, si hubiera ido a un psicólogo le hubieran diagnosticado una depresión leve.
La tristeza continua no había empezado tres años antes, cuando su marido la dejó, sino que le había acompañado durante bastante tiempo, hacía unos veinticinco años.
La suerte llegó a la vida de Alicia cuando le tocaron 22 millones de euros en la lotería. Se puso muy contenta, dejó su trabajo de dependienta, se compró una casa con 18 habitaciones en un barrio lujoso, ropa de Versace y un “Mercedes” plateado. También pudo enviar a sus hijos a un colegio privado.
Pero a medida que pasaba el tiempo, su estado de ánimo fue bajando y, al finalizar el año, a pesar de la falta de adversidades en su vida, el psicólogo al que había acudido le diagnosticó un trastorno distímico (depresión crónica).
Rango fijo y personal de felicidad
Historias como la de Alicia, nos hacen sospechar que cada uno de nosotros tenemos un rango fijo y personal de felicidad, un nivel especifico y heredado, al que volvemos invariablemente.
Por tanto, al igual que un termostato, este rango fijo llevará nuestra felicidad hasta su nivel habitual, aunque tengamos demasiada suerte en nuestra vida.
Se hizo un estudio con 22 personas que habían ganado importantes premios de lotería y se descubrió que, con el tiempo, volvían a su nivel de felicidad anterior y no acabaron más felices que los 22 sujetos control.
El termostato actúa ante la desgracia
Lo bueno es que, después de una desgracia, el termostato se esfuerza para sacarnos del sufrimiento. Sabemos que la depresión es casi siempre episódica y la recuperación se produce al cabo de un tiempo.
Las personas que quedan parapléjicas a consecuencia de una lesión medular, empiezan a adaptarse enseguida y después de ocho semanas presentan más emoción positiva neta que emoción negativa. Al cabo de varios años, son sólo ligeramente menos felices por término medio que aquellos que no sufren ninguna discapacidad. De las personas con tetraplejía extrema, el 84% considera que su vida es normal.
Los resultados de estos estudios demuestran que todos tenemos un rango fijo de emoción positiva y negativa, lo cual podría constituir el componente genético de la felicidad general.
La rueda de molino hedonista
“La rueda de molino hedonista” impide aumentar el nivel de felicidad, porque hace que las personas se acostumbren fácilmente y con rapidez a lo bueno y lo den por supuesto. Según van incrementando bienes materiales y prestigio, las expectativas aumentan.
Todo por lo que han luchado tanto ya no les produce felicidad, necesitan algo mucho mejor para llevar los niveles de felicidad hasta límites que sobrepasen el rango fijo.
Cuando obtienen el siguiente objetivo, vuelven a adaptarse y así sucesivamente. Desgraciadamente, se ha demostrado que esto ocurre constantemente.
Si este mecanismo de la rueda no funcionara, las personas que consiguen más que las demás serían, en general, mucho más felices que las menos afortunadas. Pero ocurre que estas suelen ser igual de felices que las de mayor fortuna. Por tanto, las cosas buenas y los grandes logros tienen una influencia sorprendentemente baja en el incremento de la felicidad, salvo de forma efímera.
Por ejemplo, sucesos importantes como el hecho de ser despedido o ascendido, pierden su efecto sobre el nivel de felicidad en menos de tres meses.
La riqueza tiene una relación sorprendentemente baja sobre el nivel de felicidad. En general los ricos solo son ligeramente más felices que los pobres.
El atractivo físico, que al igual que la riqueza proporciona una serie de ventajas, tampoco incide demasiado en la felicidad. La salud física, que parece el más valioso de los recursos, apenas guarda relación con la felicidad.
La adaptación tiene límites
Pero la adaptación tiene límites, porque hay ciertos sucesos negativos a los que nos es muy difícil adaptarnos y si lo hacemos es muy lentamente, como la muerte de un hijo o de la pareja en un accidente.
Se ha demostrado que entre cuatro y siete años después de tales sucesos, las personas continúan mucho más deprimidas e infelices que los sujetos control. También en los familiares que cuidan de enfermos, su bienestar subjetivo va deteriorándose con el tiempo.
El conjunto de las variables, timonel genético, rueda de molino hedonista y rango fijo, tienden a evitar que el nivel de felicidad aumente. Pero tenemos fuerzas poderosas para lograr aumentar nuestro nivel de felicidad: las circunstancias, las fortalezas y las virtudes.

HIPERGAMIA & HIPOGAMIA julio 18, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
2 comments

GRADUACIÓN 22

Cuando una mujer se empareja o se casa con un hombre con mayor nivel educativo, mejor formación profesional y con más nivel económico, se denomina hipergamia. El caso contrario, emparejarse o casarse con alguien con un nivel inferior se denomina hipogamia.
No hace mucho tiempo, en general, las mujeres buscaban o eran animadas a encontrar un hombre algo mayor que ellas, que fuera guapo y con un nivel económico y profesional más privilegiado que el de ellas; en definitiva, que tuviera un porvenir. Para los padres era fundamental que estuviera bien colocado en el mercado laboral.
Si comenzaban a salir con alguien que no tuviera trabajo, ni estudios, los padres generalmente les instaban a dejarle, porque esa no sería la persona idónea para casarse pensando en el futuro. Era el modelo clásico donde el hombre era el proveedor económico del hogar y la mujer era la responsable de las tareas domésticas y reproductivas.
No se fomentaba la independencia económica en las mujeres, algo que es muy importante que cada persona consiga.

Por tanto, no hace mucho, predominaba la hipergamia sobre la hipogamia. Se ha demostrado que, sobre todo, en las sociedades donde hay un nivel mayor de desigualdad de sexo, las mujeres eran más proclives a la hipergamia, pensando, en el beneficio de los hijos.

Cambio de pautas de emparejamiento
En la actualidad, el mayor nivel educativo de la mujer está cambiando las pautas de emparejamiento, según han demostrado las investigaciones del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona.
El estudio fue realizado por los investigadores Albert Esteve, Joan García Román e Iñaki Permanyer, que han analizado qué ocurre con la formación de parejas cuando hay más mujeres con estudios universitarios.
Las parejas en las que la mujer tiene más estudios universitarios que el hombre, crecen despacio pero firmemente, y en muchos países superan ya a las parejas del modelo tradicional anterior.
La Universidad realizó el estudio en 56 países para demostrar el impacto que el aumento de educación de las mujeres está teniendo en las pautas de emparejamiento heterosexual.

Efecto directo en las pautas de emparejamiento
El estudio concluye que el aumento de la educación de las mujeres está teniendo un efecto directo sobre las pautas de emparejamiento. De hecho, en los países donde hay más mujeres que hombres con estudios universitarios, las parejas en las que las mujeres se emparejan con hombres de menos estudios, superan a las parejas con hombres con más estudios.
El Institute for Public Policy Research de Reino Unido publicó un informe en el que se revela que el 20% de las mujeres inglesas de entre 31 y 36 años que han contraído matrimonio, lo han hecho con personas de menor nivel educativo. Sólo un 16% se ha casado con hombres de mayor estrato social. El 56% lo han hecho con hombres del mismo nivel formativo, lo que se conoce como matrimonios homógamos, los más numerosos.
Si se comparan los datos con los de las mujeres de 54 años, nacidas tan sólo dos décadas antes, vemos como el proceso se ha invertido por completo. Analizando los matrimonios de esa generación, el 38% de las mujeres se casaron con hombres de mayor formación y el 23% con hombres menos formados y el 39% con hombres de estatus similar.

Adaptación a los cambios
Como anteriormente había predominado la hipergamia, el casarse con hombres con estudios y con porvenir definido, se pensaba que el aumento de la educación en las mujeres podría dificultar la formación de parejas y, por tanto, se incrementaría el número de mujeres solteras.
Pero lo que se ha demostrado es que la composición de las parejas se adapta bien a los cambios estructurales y cuando se producen cambios de este tipo, tienen un impacto visible y claro sobre las uniones.
Por tanto, se está produciendo una reducción constante del nivel de hipergamia en los países avanzados y en desarrollo, a pesar de que todavía hay diferencias significativas entre ellos.

Este fenómeno es universal
Las investigaciones han puesto de manifiesto la universalidad de un fenómeno sin precedentes que ya se había demostrado en algunos países, como Estados Unidos o Brasil, porque este cambio se está produciendo por todas partes y probablemente afectará a otras dimensiones de la vida social.
Como la tendencia en la educación superior de las mujeres continua ascendentemente, la prevalencia de la hipergamia seguirá reduciéndose, según manifiestan las investigaciones.

Fin del modelo tradicional
El incremento del nivel educativo de las mujeres tendrá importantes implicaciones en el deterioro del modelo tradicional de emparejamientos y representará la tendencia hacia la simetría en la formación de parejas.
Este cambio también puede implicar una mayor igualdad entre hombres y mujeres en otros aspectos de la vida en pareja, como la toma de decisiones, la distribución del tiempo de las tareas del hogar, etc.

El cambio en términos económicos
El cambio se puede explicar en términos económicos. El ascenso educativo de las mujeres las ha hecho más exigentes, lo que ha alterado el funcionamiento del mercado matrimonial. Muchas de ellas no están dispuestas a casarse con cualquiera. Se ha demostrado que mujeres con mayor nivel de formación presentan elevados niveles de soltería.
Esperan casarse con un hombre de igual o mayor nivel de formación. Porque una mujer con un alto nivel de formación no está dispuesta a casarse con un hombre que le exija cumplir con el rol tradicional.
La igualdad llegará gracias a una adaptación natural, las mujeres exigirán que los hombres asuman una igualdad doméstica y estos se tendrán que adaptar al cambio si quieren tener pareja.

“NOCHES DE BLANCAS”, DE FEDOR DOSTOIEVSKI julio 3, 2014

Posted by auroradelprado in psicología.
add a comment

NOCHES BLANCAS

En esta adaptación teatral, tan sólo dos actores, con una sencilla escenografía, pueden trasportar al espectador a la Rusia zarista del siglo XIX, en la que Dostoievski explora la psicología humana como si realmente se tratara de la sociedad de hoy.

Nietzsche afirmó: “Dostoievski, es el único psicólogo, por cierto, del cual se puede aprender algo. Es uno de los accidentes más felices de mi vida, más incluso que el descubrimiento de Stendhal, escritor también del siglo XIX”.

Denuncia la incomunicación en la sociedad
Dostoievski denuncia en su obra Noches blancas la incomunicación con la que sus protagonistas viven en San Petersburgo. Los personajes de la novela han vivido aislados por diferentes motivos a lo largo de su vida y durante cuatro noches interaccionan en un determinado lugar del muelle, al que cada uno de los dos acude también por razones diferentes.

El soñador, como se denomina al protagonista masculino en la novela original, es un ser que se declara solitario; jamás habla con nadie y es tímido, con lo cual tampoco se acerca a las mujeres. A pesar de sus 26 años, vive recluido en su casa el mayor tiempo posible y se considera sin historia, porque ha vivido siempre con él mismo, completamente solo.

Descubre un realismo psicológico sorprendente
La novela Noches blancas fue escrita en 1848, época que Dostoievski refleja magníficamente en su obra. Actualmente, también en nuestra sociedad existen muchas personas que viven sin apenas comunicarse con los demás en una sociedad que tiende al individualismo, donde los vecinos de las urbanizaciones apenas se saludan, porque sólo se conocen de vista, donde, por lo general, cada uno va a lo suyo sin preocuparse por las personas de su alrededor.

Dostoievski, desde esta obra, invita a reflexionar al espectador sobre la vida limitada de muchas personas por falta de interacción con los demás. A esta forma de vida le faltan referencias, sensaciones y alegrías, que se pierden por mantenerse soñando en una pertinaz soledad, sin vivir la realidad con los otros. Es una vida pobre, limitada e infeliz, que tiende al desequilibrio emocional.

Critica la falta de habilidades sociales
Durante el siglo XIX, se observa que no existe la cultura del desarrollo de las habilidades sociales, tan importantes para una vida feliz. La sociedad de aquella época tenía otro tipo de prioridades y los padres desconocían la importancia que tiene enseñar a los hijos a fomentar las relaciones sociales para lograr la satisfacción en la vida en todos los niveles.

La carencia de dichas habilidades se manifiesta perfectamente en el comportamiento de los protagonistas de Noches Blancas, dos seres infelices que buscan cómo salir de dicha infelicidad.

La soledad se rompe durante cuatro noches
Los dos actores de Noches blancas, Nastenka, una chiquilla de 17 años, y el soñador, de 26, se conocen durante una noche en el muelle, cuando un hombre intenta abusar de Nastenka, momento en el que el soñador decide abandonar su soledad para ayudar a la chica. A partir de entonces dialogan contándose sus respectivas vidas durante cuatro noches blancas.

A Nastenka, que había estado 2 años encerrada en casa, retenida por su abuela, le extrañaba que el soñador también se encerrara en casa, aunque nadie le obligara a ello. “Usted es su propio enemigo”, le decía Nastenka.

Las personas que se limitan a ellas mismas, que se encierran sin motivos, son sus propios enemigos, porque el aislamiento no es saludable y como no hace falta estar enfermo para mejorar, siempre se pueden modificar los comportamientos para enriquecer la vida.

Afronta el amor desde dos perspectivas diferentes
Nastenka acude al muelle en busca de un caballero que le prometió que se casaría con ella dentro de un año. Durante cuatro noches lo espera, junto al soñador, en el muelle. El amor que sentía lo había alimentado fervientemente y, ahora, había llegado el momento del rencuentro.

El soñador, por su parte, no tenía, ni había tenido nunca, la sensación de amar a alguien real, aunque decía experimentarlo en sueños. El simple hecho de hablar con Nastenka durante las cuatro noches blancas, para él era todo un acontecimiento, se sentía enormemente feliz. No podía creer que estuviera hablando con una mujer y, al mismo tiempo, se sintiera tan feliz. Se sentía incapaz de dormir por la noche pensando en el encuentro del día siguiente.

El desenlace de Noches Blancas
Dostoievski, aquí también, juega con la diferencia de sentimientos de ambos protagonistas. Por un lado, Nastenka, al comprobar que su amor no aparece, y sintiéndose amada por el soñador, está dispuesta a aceptar a este último, a sabiendas de no estar enamorada de él. Sencillamente, no quiere volver a la temida soledad, aunque sea en compañía de su abuela.

El soñador, por su parte, había despertado del letargo de su soledad en esas cuatro noches, al haberle abierto Nastenka un mundo de sensaciones que jamás hubiera imaginado. Se sentía flotar y, a pesar de sus diferencias intelectuales, estaba dispuesto a pasar el resto de su vida junto a la joven de 17 años, porque por fin había conocido a alguien con quien poder hablar, a quien poder comunicar sus sentimientos y sus sensaciones.

Angel Gutiérrez consigue que los actores se metan perfectamente en la piel de los personajes, consiguiendo que los espectadores disfruten durante hora y media con sus venturas y desventuras, mientras observan una parte del alma atormentada de Dostoievski.

Hay que destacar que el propio autor se denominaba a sí mismo, de joven, soñador, y que, aunque ya no está físicamente en este mundo, afortunadamente, sigue entre nosotros a través de sus maravillosas obras.